El gato con gatas alfonso zayas online dating dating your friends mom

Violado el pacto, pretendióse reducir á per- pétua prisión al legendario paladín, y hubieran llevado á cabo su desleal propósito los gobernantes españoles, á no impedirlo el General Castillo de la manera que en este libro describe. El día 21 se ordenó al teniente coronel José Miguel Gómez con el regimiento " Máximo Gómez", que relevara la fuerza que durante la noche y el día anterior había estado asediando al ene- migo encerrado en el fuerte. m., se intentó incendiar el fuerte, sin resultado alguno. Se percibían muy distantes los fuegos que el comandante Simón Reyes, con 20 números de las fuerzas del regimiento ' ' Má- ximo Gómez", le hacía á la columna en marcha; al llegar ésta á las inmediaciones del fuerte de Río Grande, le salió al encuentro el teniente coronel José Miguel Gómez, con el resto de la fuerza de su regimiento, combatiendo como cerca de una hora, retirán- dose el enemigo al oscurecer, volviendo á ocupar su puesto el te- niente coronel J. m., hacia la finca "El Guayo", donde se acampó á las 6y 2 p. El teniente Elizardo Frías con cuatro números recibió orden de seguir de cerca la pista al enemigo; descubiertos por la columna enemiga, prepararon 101 una emboscada en la que cayeron los nuestros, muriendo allí el soldado G-abino González, herido el teniente Frías que cayó pri- sionero, falleciendo antes de llegar á Hicotea ; dicen que su cadá- ver fué enterrado en el cementerio de ese lugar. se tuvo noticias de que una columna española se encontraba por Arroyo Blanco, por lo que se despacharon exploradores. Salieron el teniente coronel Legón y el capitán Ro- dríguez, para batir al enemigo caso de encontrarle. Dícese que al sentir dicho Comandante el fuego sostenido en el día de ayer por nuestros exploradores, salió con una pareja á tirotearlos. Presentó á los ciudadanos cabo José Pérez y soldado Amado Ortiz, como los que valerosamente recogieron á su heroico jefe. mandó éste á su ayudante comunicando que la columna enemiga se había visto obligada á contramarchar á causa de las numerosas bajas que se le habían hecho, pues cayó en todas las emboscadas que de antemano se le habían preparado en el camino. salió el General en Jefe en marcha con toda la columna invasora, acampando en Las Lomitas á las 2 p. El general Sánchez se incorporó á las 9 de la misma noche. Siguió un profundo silencio, roto por el General en J efe al ordenar que lla- maran al Lugarteniente general Antonio Maceo. Los generales Máximo Gómez y Serafín Sánchez se separa- ron de la columna con sus escoltas y algunos números más y to- maron el pueblo del Roque. Se in- timó á 40 voluntarios que estaban de guarnición en el ingenio " Diana", que hicieran entrega de las armas, rindiéndose y deján- dolos en libertad. pa- samos por el fuerte que estaba situado en el caserío llamado de la Entrada. cruzamos la línea férrea, arrancándole algu- nos railes. Nos retira- mos los de caballería, conduciendo los heridos. A las 8 de la mañana se sintió una descarga hacia van- guardia. Se oficia al capitán Felipe Peña que se ponga en marcha in- mediatamente con dirección á este Cuartel General de la Brigada, con toda la fuerza de su mando, así como las pertenecientes á las brigadas de "Sagua", "Villa Clara." y " Cienfuegos", que, se- gún noticias verdaderas, pululan por el territorio ó jurisdicción de Cienfuegos, respetando los salvoconductos á los que los pose- yeren. Mi respetado General: Debo de poner en su alto conocimiento que con fecha 10 del presente fui nombrado, en comisión, Jefe interino de la Brigada de Cienfuegos, para su reorganización, por el Mayor General Se- rafín Sánchez, Jefe del Cuarto Cuerpo de Ejército. — Se oficia al capitán Manuel Torres, autorizándo- lo para que reclute los individuos pertenecientes á esta Brigada, la de "Sagua" y "Villa Clara", que merodean por la jurisdic- ción de Cienfuegos. 115 También se servirá usted remitirme los 18 números armados que reclutó, con sus machetes y revólvers; en igualdad de cir- cunstancias procederé á la recíproca. Y he aquí un motivo más de aplauso y de reconocimiento para el generoso extranjero que ha venido consagrando desde su mocedad todos los momentos de su vida á la libertad, á la inde- pendencia y al progreso de nuestra amada patria, adoptándola por suya. Toda la noche se oía el fuego de fusilería de ambas partes, y cuando éste se calmaba, volvía la fuerza cubana á romper el silencio con sus descargas. En este mismo día fué herido el brigadier Joaquín Castillo, jefe de la brigada de Sancti Spíritus, habiendo sido trasladado en camilla, para su curación, á un lugar adecuado. Se ha confirmado que el teniente Elizardo Frías murió en una emboscada. A las 6y 2 de la mañana salió para su zona el coronel Rosendo García con su escolta y el escuadrón 1.° del regimiento " Honorato". Al pasar la trocha enemiga por Sabana la Palma, se le rompió fuego y contestándoles ellos cayó de su caballo. Ordena que ambos fuesen ascendidos á su grado inmediato. se le incorpora el Lugarteniente general Antonio Ma- ceo, quedando el general Sánchez encargado de cubrir la reta- guardia. Fueron tantas sus bajas, que tuvieron que conducir los heridos en carretas. Llegado éste le manifestó "que era muy poco el parque que quedaba"; á lo que respondió Maceo : ' ' á nosotros con el machete nos basta para ven- cer al enemigo". Se quemaron las cañas de dicho ingenio " Diana", así como las del "Santa María", de Ponce. De dicho fuerte nos hicieron fuego; nos separaba un cañaveral. El mayor gene- ral Serafín Sánchez y el brigadier Castillo, con fuerzas de las Villas, ocuparon la vanguardia. El brigadier Zayas, que se había separado á una co- misión, se incorpora en la marcha, y comunica haber tomado por rendición el fuerte "Caraballo". Acampamos á las 4 de la tarde en el in- genio central "Indio", á una legua de Aguada de Pasajeros. La infantería que- dó apostada en el ingenio ' ' Godínez ", y al avanzar el enemigo le 110 rompió el fuego obligándole á retirarse. Era la columna con quien nos batimos el día anterior, que seguía el mismo camino que nosotros, la cual se hallaba em- boscada y había hecho fuego á unos exploradores nuestros. y al pasar por la finca "El Escorial" nos rompió fuego una columna que estaba emboscada tras una cerca de piedra. También me honro en comunicarle que la infantería orien- tal está acampada aquí, y su Jefe, el brigadier Banderas, anda por Trinidad, supongo tenga autorización para ello, solicitando dinero de los dueños de los ingenios, no sé con qué fin; necesi- tándose allá donde usted se encuentra esta fuerza fresca y dis- ponible. r\ *Tr r\i ir DATE DUE RETURNED r\ ATr r\ 1 i c DATE DUE RETURNED - — ft H FORM NO 513. 1/84 t TWO WEEKS fine of FIVE is DUE on the Digitized by the Internet Archive in 2015 https://archive.org/details/paralahistoriade OOcast PARA LA HISTORIA DE CUBA AUTOBIOGRAFIA DEL GENERAL José Rogelio Castillo y Zúñiga. Fueron también por el mismo arenga- das las tropas, que con atronadores vivas contestaron á las pa- trióticas, elocuentes y sentidas palabras de nuestro venerado Ge- neral en jefe. En este día se separó de nosotros el general Suárez, nom- brado jefe del Quinto Cuerpo de Ejército. También se separó de nosotros el compañero capitán Julián Gallo, puesto á las órdenes del comandante Varona. En ese instante llegó el teniente coronel Bernabé Boza con la escolta y se le hizo cargo del fuerte principal con la fuerza que se había rendido; el narrante se dirigió entonces sobre la de- recha á la casa cuartel de la Guardia Civil en donde había cinco de ellos y les intimó la rendición, ofreciéndoles respetar sus vi- das, como con los demás se había hecho ; en esos momentos se unie- ron al brigadier Castillo varios números de la escolta del General en Jefe ; ordenó echar pie á tierra á seis números de la escolta, pa- ra que ocuparan el citado cuartel, respetando á los cinco Civiles que estaban formados sobre la izquierda de la puerta de entrada. Acampamos en el punto conocido por Ceiba Hueca á las 5% p. Se ofició al teniente José Goña para salir en comisión con- duciendo correspondencia para el Jefe del Cuarto Cuerpo del Ejército, general Serafín Sánchez, y anunciándole á éste la ver- dadera situación de la Brigada, debida á la herida que recibió en el brazo su Jefe, en Hanabanilla. — Con esta fecha he tenido á bien nombrar á usted Inspector de Talleres y Predios de la 2.

diversas guerras de independencia, el de las víctimas sacrificadas en garrote ó fusiladas, el de las que cayeron subrepticiamente macheteadas en los campos y en las po- blaciones y el de las que fueron arrancadas del suelo de la patria para ser enviadas á las cárceles y fortalezas españolas, ó á los presidios africanos. Nuestras bajas fueron seis heridos y un muerto de las fuer- zas orientales y un herido de las de las Villas. Como en estos mo- mentos viniese por dicho flanco una columna española buscando el camino de Iguará, hizo fuego sobre ellos tan pronto los divisó.

La violación del pacto en virtud del cual rindió éste sus ar- mas, es una más entre las muchas que ennegrecen las páginas de la historia de la dominación española en América desde la época de la Conquista hasta nuestros días. m., se llegó á las 11% á Lou Indios, donde se almorzó y salimos á las 2% p. Con- ducidos á presencia del General en Jefe éste les dijo que no te- mieran nada, que serían tratados con las consideraciones debi- das; "que nosotros los cubanos, al caído le extendemos la mano". fueron puestos en libertad los prisioneros y curado el herido Lorenzo Hernández, dándoseles café. encontramos al citado General, con la fuer- za invasora ascendente á unos tres mil hombres, en el lugar cono- cido por San Juan. se mandó formar las fuerzas, lo que se efectuó, formando un inmenso cuadro. Se desmontaron algunos escuadrones con el fin de tomar posiciones y hacer fuego á una loma en que había aparecido el enemigo. La columna acam- pó en el mismo terreno y se dejaron secciones de tiradores para que la hostilizaran toda la noche ; la impedimenta se retiró á un lugar distante y seguro, lo mismo que el hospital de sangre. El enemigo logró rebasar la loma al retirarnos y seguir nuestro rastro. Se ocuparon más de cien armas de infantería siste- ma maüser, varias acémilas, dos cargadas de parque, machetes, revólvers, correajes, el dinero para la paga de la columna y el archivo de ella. Durante la marcha se incendiaron los cañaverales que se hallaban al paso. Al pasar por el para- dero de Medina se encontró una locomotora con 12 carros de pa- 109 sajeros que habían servido para llevar tropas á Corral Falso. Acampamos á las 5 de la tarde en la colonia de Navarrete, en Jagüey Grande. Acampamos en la Cié- naga de Zapata á las 10 de la noche. Pasamos por los ingenios "Santa María", "Elizalde" y otros; se quemaron los campos de caña de todas esas fincas,. El general Sánchez, con el general Castillo y sus fuerzas, marchan á vanguardia á las 6 de la mañana. Tendré especial cuidado en comunicar á usted todo lo que de interés ocurra por estas comarcas, según me lo ordenó el general Sánchez al separarse en marcha para Sancti Spíritus.

La codicia, la crueldad, y la mala fe se evidencian en todos los hechos que ella nos relata desde Pizarro hasta Weyler, pasando por Zuazola, Morales, An- toñanzas, Morillo, O'Donnell, Concha, Valmaseda, González Boet, Burriel, Durante y Fonsdeviela, para no mentar sino unos po- cos. en Mabujina (Trinidad), donde estaba el general Suárez con fuerzas. Dispuso que se les recogiese el armamento y equipo de guerra, devolviéndoles sus ropas y demás prendas. A las 12 del día, teniendo noticias de que el mayor general Antonio Maceo se encontraba cerca, emprendimos marcha en su busca. También venía con él el Gobierno de la Re- pública y su digno Presidente Salvador Cisneros. Al toque de clarines y cornetas y á los acordes de la banda de música entraron el Presidente y demás que constituían el Go- bierno y nuestros generales Máximo Gómez y Antonio Maceo. El General en Jefe tomó la palabra saludando á todos, orien- tales y camagüeyanos, y dijo: "que la guerra comenzaba ahora; que no desmayáramos, siguiendo siempre adelante". La vanguardia iba mandada por el mayor general Serafín Sánchez. La exploración practicada en Pablo Prieto resultó inútil, puesto que no había tropa alguna en dicho punto. El mayor gene- ral Sánchez y el brigadier Castillo, con una sección de infan- tería, formaron también una línea de fuego sobre el flanco de- recho. No cesa el fuego durante este día, con más ó menos intervalos. emprendió marcha la columna bajo las inmediatas órdenes del General en Jefe, quedando el resto á las de los generales Maceo y Sánchez, combatiendo con el enemi- go que persiste en seguir nuestro rastro. Transcurrida una hora llegó una fuerza españo- 107 la conducida por la locomotora del ingenio. Castillo, con parte de las fuerzas, batieron al enemigo durante dos horas hasta que cesaron los fuegos. emprendió el General en Jefe la mar- cha con la columna invasora y á las 2 p. Se incendiaron los carros y se puso en movimiento la máquina, abriendo la válvula, con rumbo hacia Navajas, arrastrando con- sigo los carros incendiados. Acampamos á las 7 de la noche en el demolido ingenio "La Em- presa", en Corral Falso. A las 9 de la misma quedaron instalados los heridos que con- ducíamos, en un lugar conveniente.

Con sencillez verdaderamente espartana describe el autor los padecimientos sufridos hasta encontrar el primer núcleo cu- bano y nos parece oportuno rogar á los lectores, que se fijen muy particularmente en estos detalles, pues ellos constituyen, á nues- tro humilde juicio, la parte más heroica y digna de admiración, ejecutada por cuantos en los campos cubanos combatieron du- rante largos años contra las disciplinadas huestes españolas. Regresaron al campamento los generales Gómez, Roloff y Sánchez con sus Estados Mayores, y á las 9 a. se tocó por el corneta de órdenes formación y á continuación marcha, saliendo con dirección á la finca llamada "Lajitas", en donde hicimos alto á las 12 p. Fué felicitado el General en Jefe por todas las fuerzas pre- sentes, en este día, por ser su cumpleaños. m., salimos en marcha, haciendo alto en ' 'La Majagua" á las 10 a. Ordenó el general Gómez avanzar sobre la posición del fuer- te; pero, apenas nos divisaron, nos recibieron á descargas cerra- das por los cuatro costados, obligándonos á retirarnos con tres hombres heridos, cinco caballos muertos y algunos otros heridos ; al General en Jefe le atravesaron, de un balazo, el chaleco al ni- vel del estómago, mientras observaba la posición del fuerte. El general en jefe, Máximo Gómez; el jefe de la División, general Sánchez, y el general de Brigada José Rogelio Castillo, con fuerzas regulares, han salido á atacar nuevamente el fuerte. A las 11 hicimos alto en el punto conocido por el Blanquizal. Se nos incorpora el comandante Higinio Piñeiro con 40 hombres de la fuerza de la brigada de Cienfuegos. Se ofició bajo el número 10 al capitán Anastasio Ramírez, para que con 4 números de su escuadrón pasase á la zona de las Breñas y recogiera á todos los individuos pertenecientes á la Bri- gada de Cienfuegos, en el término de dos días.

To- dos los soldados del mundo son valientes y todos cumplen sus deberes cuando la hora es llegada, pero únicamente los que for- maron parte del Ejército cubano (1) han combatido sin paga y sin aspirar á que sus servicios recibieran en lo porvenir una re- compensa monetaria ; sólo ellos lucharon sin administración mi- litar que les proveyera del necesario sustento, de ropa y otros útiles indispensables para la campaña; sólo ellos han tenido que hacer diarias excursiones fuera del campamento, muchas veces después de efectuar largas y fatigosísimas jornadas, para pro- veerse de agua y viandas; sólo ellos han tenido que cocer por sí mismos su alimento y tomarlo casi siempre sin sal ni especies que se lo hicieran más agradable ; sólo ellos han tenido que per- manecer en el campo teniendo por única indumentaria un peda- zo de sucia tela que apenas les cubría de la cintura á los muslos, el cinto de donde pendía el fiel machete y la bandolera con la bolsa de municiones; sólo ellos han tenido que dormir en camas como las descritas por el General Castillo, ó en la tierra ó sobre diente de perro, muchas veces bajo el fragor de la lluvia y de las descargas eléctricas ; sólo ellos han tenido que curarse en mar- cha sus heridas y cuando no podían marchar han tenido que quedar abandonados á merced del enemigo y perecer obscuramen- te por falta de compañeros que les transportaran y de hospitales que les recibieran. Or- denó la retirada, dejando alrededor fuerzas para que lo hostiliza- ran toda la noche. Llevan una pieza de artillería, encargándose, por orden del General en Jefe, de hacerla funcionar al citado general Cas- tillo. Se ofició al teniente coronel Bernardo Camacho, remitién- dole un parte contra el ciudadano Rafael Hernández, para que le formase un consejo de guerra, probado que fuese el hecho que lo motivare. se puso en marcha el general José Ma- ría Aguirre, en compañía del coronel Javier Vega, escoltándolos el teniente coronel Arturo Aulet, de la Brigada 2. Con los 101 hombres armados á su cargo se servirá ponerse á las órdenes del general José María Aguirre, escoltándolo hasta el territorio de la Brigada de Colón, en clónele se hallará el coronel Francisco Pé- rez, quien lo relevará á usted de esa comisión ; á la ida y regreso á este Cuartel General recogerá los individuos pertenecientes á esta Brigada ó de las de ' ' Sagua "y" Villa Clara ' ' que sin salvo- conductos se encuentren merodeando por esos rumbos.

Search for el gato con gatas alfonso zayas online dating:

el gato con gatas alfonso zayas online dating-23el gato con gatas alfonso zayas online dating-65el gato con gatas alfonso zayas online dating-70

Aplauso y reconocimiento que ha de hacerse extensi- vo á los nobilísimos caballeros ingleses James O'Kelli, Mr. También fueron heridos cuatro números del regimiento " Honorato". El Jefe de la columna recogió el cadáver y le dió sepultura en Hicotea. A las seis de la tarde llegaron unos exploradores que habían tiroteado una columna enemiga en Perejil, la que siguió por el ca- mino de Jatibonico. No pu- do ser recogido en el acto por sus compañeros, por haber cargado el enemigo. A las seis de la tarde fueron remitidos por el ciudadano co- mandante Simón Reyes cinco prisioneros, los cuales pertenecían al regimiento de caballería de "Numancia". emprendió marcha el General en Jefe con su columna y acampó á las 10y 2 en Boca del Toro. emprendió marcha parte de la colum- na con el General en Jefe, quedando el resto de la misma comba- tiendo á las órdenes del Lugarteniente general Antonio Maceo. En esta noche llegó el coronel Núñez con toda su fuerza y el coronel Alfredo Regó. Entonces el General en Jefe dijo: "Pues ade- lante, General; si se avista al enemigo, un tiro y al machete". Pasando por el ingenio "Andreita", de Montalvo, serían próximamente las 12 p. Era que pasaba una columna enemiga por el camino de Mal Tiempo y la vanguardia de la fuerza invasora se tiroteó con ella, generalizándose el combate en el mismo terreno. En esta finca había cuatro planchas y carretas cargadas de caña, que también se incendiaron. La falta de un práctico nos hizo cargar por dentro del cañaveral, suponiendo que fuese una guerrilla emboscada. Acampamos á las 8 de la noche en una colonia cerca de Coabilla. Nues- tras fuerzas invasoras continuaron marcha, desviándose de aquel camino en donde estaba emboscado el enemigo. Continuamos la marcha sin hacer caso á esos fuegos. La columna desistió de hostili- zarnos la retaguardia. se giró una visita de inspección por el general Sánchez al hospital de sangre, sito en Ciénaga. Sigue para ese centro el general José María Aguirre, á po- nerse á sus órdenes.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

One thought on “el gato con gatas alfonso zayas online dating”